Sobre el Cistocele o Vejiga caída. Consulte al Urólogo sobre la vejiga

¿QUÉ ES EL CISTOCELE?

La vejiga es un órgano muscular localizado en la pelvis cuya principal función es almacenar la orina que proviene de los riñones y vaciarla periódicamente, cuando el sistema nervioso detecta que está llena.

El suelo pélvico está formado por músculos, ligamentos y tejidos conjuntivos que sostienen la vejiga y otros órganos pélvicos.

Las conexiones entre los músculos del suelo pélvico y los ligamentos pueden debilitarse con el tiempo, como resultado de un traumatismo por un parto o por el esfuerzo crónico de los músculos del suelo pélvico. Cuando esto sucede, la vejiga puede deslizarse por debajo de lo normal y sobresalir de la vagina (prolapso anterior).

Cistocele se le llama a la caída o descolgamiento de la vejiga sobre la vagina como consecuencia del debilitamiento de los músculos de la pelvis.

Por lo tanto, el cistocele, también conocido como prolapso anterior, consiste en la protrusión o desplazamiento de la vejiga, que puede salir hacia el exterior a través del orificio vaginal. 

 cistocele2

CAUSAS

El cistocele se produce como consecuencia de debilidad en los tejidos que sostienen la vejiga en su posición normal, tendiendo ésta a desplazarse hacia abajo por la fuerza de la gravedad. Es una enfermedad relativamente frecuente en la mujer, sobre todo a partir de la menopausia, que es cuando la síntesis de estrógenos (que ayuda a mantener el suelo pélvico fuerte) disminuye.

Otras causas del prolapso anterior pueden ser que haya habido alguna cirugía en la zona como la histerectomía (extracción del útero), múltiples partos vaginales (sobre todo partos difíciles, con fórceps o ventosa), obesidad, estreñimiento crónico, tabaquismo, tos crónica o bronquitis

SÍNTOMAS

El cistocele puede provocar dos tipos de manifestaciones clínicas:

  • En primer lugar, puede observarse una protuberancia o bulto que sobresale a través de la vagina y que la mujer puede tocarse con el dedo, al limpiarse o incluso molestar al sentarse. En casos severos puede ser necesario que la mujer se introduzca la vejiga que sobresale, para poder vaciarla correctamente. Es posible también, que la exteriorización permanente de la vejiga pueda producir erosiones muy dolorosas y sangrado.
  • En segundo lugar, es posible que la mujer no detecte ninguna protuberancia o bulto. En estos casos el diagnóstico es más difícil, sobre todo porque la mujer no suele sospechar que su problema es un cistocele. En estos casos, los síntomas que puede experimentar una mujer con cistocele son los siguientes:
    • La sensación de que no has vaciado completamente la vejiga después de orinar.
    • Incontinencia urinaria (la orina se escapa al toser o al hacer un mínimo esfuerzo).
    • Dificultad, dolor o incontinencia urinaria durante las relaciones sexuales.
    • Infecciones urinarias frecuentes, por un vaciado incompleto de la vejiga.
    • Dolor de espalda.
    • Aumento de las molestias cuando te tensionas, toses, haces fuerza hacia abajo o levantas algo.
    • Sensación de pesadez o presión en la parte inferior del abdomen e interior de la vagina, que se incrementa a medida que trascurre el día, haciéndose más intensa al final del día, sobre todo si la mujer permanece mucho tiempo de pie.

TRATAMIENTO

El tratamiento debe ser realizado por un especialista en Urología, que es el que mejor conoce la anatomía y la cirugía de la vejiga.

En cuanto a la modalidad de tratamiento, esta depende de la gravedad de tu prolapso anterior y si tienes alguna enfermedad asociada, como un útero que se desliza hacia el canal vaginal (prolapso uterino):

  • Grado 1: Leve: La vejiga baja levemente por la vagina.
  • Grado 2: Severo: La vejiga se hunde hasta encontrar la abertura de la vagina.
  • Grado 3: Avanzado: La vejiga sobresale por la abertura de la vagina.

Por lo general, los casos leves (grado 1) no requieren tratamiento. Se deben hacer revisiones periódicas para vigilar el prolapso y hacer ejercicios para fortalecer el suelo pélvico.

Los prolapsos de grado 2 asociados a síntomas (sobre todo dolor) y todos los prolapsos grado 3 tienen indicación quirúrgica.

La intervención quirúrgica de elección es la colposacropexia o promontofijación laparoscópica o con el robot da Vinci. Esta intervención permite corregir la caída de la vejiga, el útero o el recto de una forma precisa y definitiva. Los resultados de esta intervención, si se realiza por un Urólogo experto, son excelentes. La caída de la vejiga se corrige en casi todos los casos y no vuelve a descender y las molestias desaparecen en la inmensa mayoría de las mujeres, mejorando de forma muy llamativa la calidad de vida de las pacientes.

La cirugía laparoscópica o con el robot da Vinci permiten realizar esta intervención con una elevada meticulosidad y precisión, y así obtener unos resultados funcionales y estéticos muy satisfactorios. El postoperatorio es, asimismo, poco doloroso y la estancia hospitalaria suele ser de 2 días.

El Urólogo también se encarga de tratar algunas patologías femeninas.

Contacto

A Coruña

En el Hospital San Rafael

R.S. C-15-004125

As Xubias, 82

981 17 90 05

Ferrol

En el Hospital Juan Cardona

R.S. C-15-002335

Pardo Bazán, s/n

981 31 25 00

© Urólogo Dr. Andrés Rodríguez