Las 5 Infecciones Urológicas más frecuentes. Consulte al Urólogo.

¿Qué son las infecciones urinarias?

Las infecciones urinarias son procesos inflamatorios de las vías urinarias o de sus glándulas anexas. Las causas que activan estas infecciones son generalmente bacterianas, encontrándose más raramente parásitos o virus. El tratamiento tardío o inadecuado llevará a la progresión de la enfermedad y complicaciones tales como el daño crónico de un órgano urinario o la sepsis urinaria (infección grave del tracto urinario, con afectación sistémica y potencialmente mortal).

 Infecciones urológicas frecuentes

Las 5 infecciones urológicas más comunes son:

INFECCIÓN VESICAL

Las cistitis son infecciones de la vejiga y por lo general, la causa de esta es bacteriana.

Las mujeres son más propensas, sobre todo, por la escasa longitud de la uretra y la proximidad de esta con la vagina y el ano, donde se localizan habitualmente las bacterias. Se deben evitar los espermicidas y el uso del diafragma, y orinar tan pronto como sea posible después del coito.

La cistitis causa una necesidad de orinar frecuente e imperiosa, y ardor o sensación dolorosa durante la micción. Estos síntomas suelen evolucionar durante varias horas o un día.

La cistitis se trata con antibióticos pudiendo ser más largo o menos en función de la gravedad o la recurrencia de la infección.

INFECCIÓN RENAL

Si el órgano infectado es el riñón se denomina pielonefritis aguda (PNA) y estas infecciones se caracterizan por fiebre, escalofríos, dolor lumbar, náuseas, con o sin síntomas urinarios. Bien tratadas, estas infecciones curan en general sin secuelas.

El Urólogo determinará si corresponde a PNA no complicada o complicada y si se puede tratar de forma ambulatoria o requiere ingreso hospitalario.

LA PNA no complicada requiere siempre tratamiento antibiótico y generalmente no requiere hospitalización.

Para los casos de PNA complicada ya se requiere hospitalización para suministrar antibiótico endovenoso hasta que ceda la fiebre y realizar estudios de imagen (Ecografía o TAC) para determinar si existe alguna alteración urológica subyacente, observar posibles complicaciones y actuar al respecto.

INFECCIÓN PROSTÁTICA

La prostatitis consiste en la inflamación de la próstata. Con frecuencia estas infecciones provocan dolor o dificultad al orinar. Otros síntomas comprenden dolor en la ingle, la zona pélvica o los genitales y, a veces, síntomas parecidos a los de la gripe.

Si la prostatitis es provocada por una infección bacteriana, normalmente se puede tratar con antibióticos, si no se tratan, algunos tipos de prostatitis pueden provocar un empeoramiento de la infección u otros problemas de salud.

Algunas de las complicaciones de la prostatitis pueden ser: Migración de bacterias a la sangre (bacteriemia); Inflamación de la estructura tubular que se encuentra detrás del testículo (epididimitis); Cavidad con pus en la próstata (absceso prostático); cronificación de la infección (prostatitis crónica).

El tratamiento de la prostatitis bacteriana consiste en la administración de antibióticos durante 3-8 semanas, en función de diversas consideraciones que debe establecer el Urólogo.

INFECCIÓN URETRAL

Las bacterias que infectan solo la uretra (el tubo que envía la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo) provocan uretritis.

Las uretritis, en un porcentaje elevado de casos, son infecciones de transmisión sexual (ITS), tanto en hombres como en mujeres. Las bacterias que provocan las ITS son diferentes a las que causan los diferentes tipos de infección urinaria.

Las uretritis son más frecuentes en varones. El síntoma más frecuente es la emisión de una secreción densa, transparente o blanquecina, con aspecto de pus, por el pene, que no tiene que ver con la micción y que suele provocar una mancha en la ropa interior. Además, puede haber escozor, generalmente al orinar, y ganas de orinar continuamente.

El tratamiento de la uretritis es antibiótico que comienzan a combatir la infección de forma inmediata. Es imprescindible, asimismo, la revisión y el tratamiento de la pareja.

INFECCIÓN TESTICULAR

La afectación más frecuente es la epididimitis que si progresa suele afectar al testículo y denominarse orquiepididimitis.

Los síntomas son muy variables y dependen del grado de afectación. Estas infecciones suelen producir dolor e hinchazón testicular con irradiación a trayecto inguinal. Puede aparecer fiebre asociada y sintomatología miccional típica con escozor e incremento de la frecuencia miccional.  

El tratamiento de estas infecciones consiste en la administración de antiinflamatorios y antibióticos. La elección del antibiótico va a depender de diversos factores que debe determinar el Urólogo, entre otras cosas la edad del paciente y la posibilidad de prostatitis simultánea.

La orquiepididimitis crónica se define como una molestia o dolor escrotal, del testículo o epidídimo a consecuencia de un proceso inflamatorio crónico producido por distintos tipos de gérmenes. Se deben realizar cultivos de orina y semen, así como ecografía testicular para descartar otras patologías. 

Contacto

A Coruña

En el Hospital San Rafael

R.S. C-15-004125

As Xubias, 82

981 17 90 05

Ferrol

En el Hospital Juan Cardona

R.S. C-15-002335

Pardo Bazán, s/n

981 31 25 00

© Urólogo Dr. Andrés Rodríguez